Mi tío una vez compro un pan casero y lo dejo en la mesa del patio. Resulta que tenia un gato que le encantaba comer pan, más si eran con chicharrón que son como bolitas de grasas diminutas que tiene en su interior. Bien, volviendo a la secuencia. El gato se habia robado el pan de la mesa y yo para que no lo regañe le dije que fue el perro. Todavía recuerdo la cara de bronca de mi tío porque el gato le había comido medio pan y se lo lleno de tierra creyendo que fue el perro. LOL

Trabajo - 3 months Hace


Me gusta

Deja un comentario